El perfil de un SDR

Los SDRs son posiblemente la parte más importante del equipo de ventas: «sacan a los clientes de la nada» y son la primera fase del embudo de ventas, la primera imagen de nuestra startup.

Siempre que necesites contratar un SDR, debes saber que el rol de éste forma parte de una automatización de un proceso y es muy intensivo. Su trabajo diario es cualificar el lead y contactar con una llamada fría con los prospects. El SDR deberá generar el interés en el prospect, con el objetivo siempre de cerrar una reunión de calidad para el Account Executive.

Dicho esto, un buen SDR debe tener una comunicación rica y un discurso organizado y bien estructurado, para darse a entender bien. Por otro lado, será empático e inteligente, para captar al interlocutor rápidamente y con pocas palabras y ágilmente despertarle el interés.

Es esencial que el SDR sepa hacer las preguntas adecuadas al prospect para ser relevante de verdad y que éste se sienta entendido y reflejado. Es por ello que buscaremos a una persona que, por encima de todo, sepa escuchar, sea muy analítico con la situación y empatice genuinamente con cada lead.

Adicionalmente, la resiliencia será una habilidad esencial de un buen SDR, ya que en su día a día no logrará prospectar a muchos leads, hecho que entra dentro de la normalidad pero que hay que saber gestionar bien y no perder la motivación ni entusiasmo (‘Resiliencia en un SDR‘).

Para contratar al SDR perfecto, nos fijaremos mucho más en las habilidades mencionadas que en su experiencia previa, pues hablamos de un perfil joven con poca experiencia y con ganas de empezar su carrera comercial (‘Experiencia previa en un SDR’).