Remoto para SDRs- ¿Sí o No?

Sí y no: es un NO al principio que puede irse transformando en un SÍ. Expliquémoslo.

A lo largo de nuestra experiencia, nos hemos encontrado con nuevas empresas que nacen 100% en remoto y tienen toda una infraestructura y una cultura que lo apoya; no se trata de flexibilidad o días sueltos en los que puedes quedarte en casa trabajando, sino empresas que en su hoja de ruta no figura instalarse en una oficina física.

Aún así, cuando nos hemos reunido con empresas con una cultura de 100% remoto que requerían de nuestros servicios para la contratación de sus SDRs, les hemos recomendado siempre alquilar un espacio de oficina en un cowork por 2 meses, para formar y acompañar al SDR en sus inicios profesionales en la startup. Después de esos 2 meses, se puede empezar a trabajar en remoto de forma progresiva y disponiendo siempre de canales fluidos de comunicación. Por lo cual, como hemos mencionado anteriormente, es un NO inicial que puede evolucionar hacia un SÍ siempre que se disponga de las herramientas adecuadas.

Como hemos comentado ya en otros artículos de nuestro blog, el SDR es un rol junior -y a su vez clave para las startups- que busca iniciar la carrera comercial en una startup, y como tal, suele ser un persona con poca o ninguna experiencia previa que espera progresar. Por ello es muy importante para las empresas 100% en remoto tener en cuenta estos 4 puntos:

  • La formación y el acompañamiento son clave para acelerar el ramp-up y asegurarse de una completa inmersión en la compañía.
  •  Es imprescindible disponer también de las herramientas adecuadas para estar en comunicación constante y fluida una vez pasados estos 2 meses. Dicha comunicación debe ser más regular que en empresas con sede ya que a veces, al estar distanciado físicamente, podemos dejar de percibir los estados de ánimo de nuestros SDRs y acabar perdiendo talento sino lo detectamos a tiempo. 
  • Saber generar un vínculo basado en la confianza y el acompañamiento y no tanto de reporting o de fichaje exclusivamente. La confianza es poderosa y otorga responsabilidad al SDR, algo muy apreciado y que ayuda a fortalecer los lazos con la compañía.
  • Motivación a través de gamificación, reconocimiento y celebración del trabajo realizado y de los éxitos.

Todos los puntos discutidos son importantes, como se aprecia los 2 primeros son casi logísticos y los 2 últimos son clave para el éxito del trabajo en remoto de un SDR.