¡La suerte es (en parte) una actitud!

¿Qué parte de tu éxito, oportunidades y suerte aparente se debe principalmente a tu actitud y en cómo te presentas enfrente la vida?

Hace poco, nos encontramos con un joven profesional (llamémoslo X) que se acababa de graduar y que nos contactó por LinkedIn. X estaba buscando un puesto de SDR en una startup con una misión emocionante en Barcelona, ​​y en lugar de simplemente aplicar a una de nuestras vacantes, nos envió de manera proactiva un mensaje súper personalizado (que ya mostró cuán buen SDR podría ser 😊).

La verdad es que la vacante de SDR que teníamos en ese momento estaba a punto de cerrarse, ya que parecía que la startup iba a proceder con otro candidato. Sin embargo, después de tener una entrevista con X y confirmar lo ambicioso y brillante que era, decidimos darle una oportunidad y ponerlo en contacto con la startup. El resto es historia. El SDR Manager se enamoró de él y le ofreció un contrato. Es curioso pensar en el efecto mariposa que X generó por enviarnos un mensaje en LinkedIn, ¡especialmente si consideramos que esa posición estaba a punto de cerrarse!

De hecho, ha habido algunas investigaciones científicas sobre la suerte durante las últimas décadas. Richard Wiseman, en su libro Luck Factor, argumenta cómo ciertos patrones de comportamiento y rasgos de personalidad hacen que algunas personas tengan más suerte. Veamos algunos de ellos:

  • Maximiza las oportunidades

Las personas afortunadas crean, notan y actúan sobre las oportunidades en sus vidas. Para encontrar estos eventos fortuitos en tu vida, debes estar disponible y crear escenarios que maximicen tus oportunidades, ¡incluso cuando te muestras inseguro de ello!

  • Optimismo

También se ha demostrado que las personas optimistas suelen ser bastante afortunadas. La razón es simple: si estás convencido de que te sucederán cosas buenas, es más probable que pruebes cosas nuevas, aumentando tus probabilidades de éxito. Además, seguramente has escuchado el dicho: «Todo sale bien. Si no es así, es que todavía no es el final «. Está claro que si crees que las cosas van a salir, perseveras más, lo que de nuevo hará aumentar las posibilidades de éxito.

  • Intuición

¡Confía en tu instinto! Richard también comparte en su libro algunos patrones interesantes sobre las personas afortunadas. Aparentemente, un gran porcentaje de ellas confía en su intuición para tomar decisiones importantes en la vida, ya que es probable que el cuerpo y el cerebro hayan detectado un patrón que aún no has visto conscientemente.

  • Convertir problemas en proyectos

No es que la gente afortunada siempre tenga suerte. En cambio, sí que son resilientes y saben cómo convertir la adversidad a su favor. Cada vez que se enfrentan un problema, eliminan la connotación negativa de él y se lo toman como un nuevo proyecto y aventura.

Volviendo al ejemplo de X, piensa en lo diferente que habrían salido las cosas para él si hubiera aplicado a nuestra vacante sin contactarnos directamente. Es posible que no lo hubiéramos contactado, pues no estábamos evaluando a más candidatos en ese momento, y definitivamente no habría recibido una oferta tan afín a lo que buscaba en ese momento.

¡La suerte es, en gran parte, una actitud! Está claro que habrá algunas bajas de vez en cuando (eso también es parte de la diversión). Pero depende realmente de ti cómo maximizar tus oportunidades de suerte y convertir tus situaciones de ‘mala suerte´ en un resultado interesante. ¡Actúa en consecuencia!

¿Quieres saber más sobre el rol de SDR? Lee más artículos.