¿Te atraen las ventas?

Es curioso como generalmente las ventas, a diferencia de otros campos como el marketing o la publicidad, no suelen ser una salida profesional popular o deseada en los perfiles que justo están acabando sus estudios, aun estando las primeras mejor pagadas y permitiendo un desarrollo más rápido.

Cuando desde Outbound People hablamos con seniors en ventas SaaS B2B de su trayectoria profesional, solemos escuchar historias muy parecidas. Muchos de estos perfiles nos comentan que acabar en ventas no es algo que se hubieran planteado a priori, sino que en sus inicios profesionales aterrizaron en un rol comercial de manera imprevista y descubrieron un mundo fascinante e inesperado, que les ha absorbido por completo y en el que año tras año han ido aportando más.  

Es posible que esta poca popularidad se deba en parte a un emblema de la industria anticuado y lleno de falsas ideas. Quizás visualizamos a un perfil antiguo, agresivo con su venta poco personalizada y claramente interesado en sacar el máximo beneficio a toda costa.

El panorama de la industria ha evolucionado muchísimo en los últimos años, sobre todo en el sector SaaS B2B, en el que se vende un servicio que no es físicamente visible pero que impacta directamente al desarrollo y beneficio de la empresa. Para ello, además de ciertas habilidades blandas de las que hemos hablado en otros artículos, como la inteligencia emocional, se requiere a gente muy ágil, inteligente, que sea capaz de trabajar en un entorno rápidamente cambiante.

Para triunfar en este mundo, deberás entender a la perfección la metodología de cada uno de tus clientes o prospects y como se relaciona, a su vez, con sus propios clientes. Esto implica mucho más que conocer tu producto; deberás también ser un experto en la relevancia que éste pueda tener en cada uno de tus potenciales clientes, así como tu competencia y lo que te hace único. Para ser un gigante de las ventas se necesitan no solo un mindset y soft skills adecuadas, sino mucho conocimiento y ganas de más continuamente, tener un pensamiento estratégico y entender sistemas complejos y la interrelación de todos sus componentes.

La gente que triunfa en este mundo está fascinada por su complejidad y su necesidad de estar siempre al día y ser creativo y analítico. No es una profesión fácil, pero a la vez la autosatisfacción por tus logros es enorme. Sin duda, es una montaña rusa que corre sin pausa, ¡pero ser el conductor tiene sus recompensas! 

¿Quieres saber más sobre el rol de SDR? Lee más artículos.