El poder de la audacia

De vez en cuando, nos cruzamos con personas exitosas que parecen tenerlo todo a nivel profesional. Relevantemente, suelen estar rodeados de una poderosa y extensa red de personas que los han apoyado y han sido clave para alcanzar sus objetivos profesionales.

El éxito en la vida (y a nivel profesional) está directamente relacionado con las personas que conoces y lo que creas juntamente con ellas. Me imagino a algunos de vosotros diciendo: «Pero es innegable que algunas personas afortunadas nacen en la familia adecuada, que les proporciona las conexiones adecuadas para triunfar a nivel profesional en un futuro». Sin embargo, nunca olvides esto: siempre puedes crear estas relaciones, sin necesidad de haber nacido con ellas, y te llevarán igualmente al éxito.

Entonces, ¿cómo puedes lograrlo? Se audaz, se atrevido. Ten la audacia de acercarte a las personas que admiras y hazles saber lo que aprecias de ellas. Hazles preguntas y dales seguimiento, y observa la magia que sucede a continuación. Todos conocemos el poder del networking, aun así, seguimos subestimándolo a veces. En resumen, no temas ponerte en contacto con personas que no conoces (o que sí conoces, pero que no son contactos cercanos) pero que pueden ayudarte a avanzar en tu carrera.

Sin embargo, como te imaginarás, no basta con comunicarse con ellas. Por muy bueno que es mostrarles tu admiración y gratitud por su trabajo, también debes generar una relación real y honesta con ellos a lo largo del tiempo. Por ejemplo, puedes proponerle a esta persona ir a tomar un café, e ir preparado con preguntas inteligentes e interesantes para ella. A las personas no solo les gusta que les muestren reconocimiento, sino que les pregunten también acerca de su historia, sus victorias, los desafíos a los que se han enfrentado y cómo los han superado. Ser verdaderamente curioso acerca de su historia hará que les resulte más fácil interesarse por ti también. Por supuesto, muestra agradecimiento por su tiempo después del meeting.

Pero realmente puedes dar un paso más y seguir la relación con generosidad. Una buena idea, por ejemplo, es preguntarle o investigar si hay algún tema que a la persona que tienes como referente desee conocer más a fondo, y luego hacer esta investigación por ella. Puedes incluso hacer esto con un cliente o prospecto, para profundizar vuestra relación y confianza.

Esta generosidad e intimidad creará un ambiente cercano y real entre los dos. Así pues, con esta nueva red adquirida de personas, no tengas miedo de pedir cosas que te acerquen a tu objetivo. Lo peor que alguien puede decirte es que no. Aunque es posible que recibas algunas negativas, te sorprenderá la cantidad de respuestas positivas que obtienes, siendo simplemente lo suficientemente audaz para preguntar. Recuerda, sin embargo, que tu interés, amabilidad y admiración por esta red de personas debe ser genuino y real, y nunca únicamente por interés propio.

Por otro lado, algo que puede ayudarte durante este proceso es definir tu valor y desarrollar diferentes «paquetes» personales de altruismo sobre cómo puedes servir en tus relaciones importantes. Esto te ayudará a comprender a fondo qué es lo que puedes ofrecer a las personas a cambio de su ayuda.

En resumen, para generar confianza en las relaciones, es importante nutrirlas a través de gratitud y cercanía. Pero para que esto suceda, debes ser audaz: no solo para acercarte a las personas en un primer momento, sino para luego pedirles ayuda, nuevas conexiones, consejos, ¡o lo que sea que te haga avanzar a nivel profesional!

¿Quieres saber más sobre el rol de SDR y equipos de ventas? Lee más artículos.