Cultura en equipos de ventas

Los equipos de ventas son uno de los activos más importantes de una empresa. Por lo tanto, es evidente que debe haber una muy buena cultura en el equipo para alcanzar los objetivos deseados.

En este artículo, analizaremos algunos de los aspectos que podemos considerar a la hora de construir una cultura chula dentro de nuestro equipo de ventas.

En primer lugar, ¡vigila con el micromanaging!

Probablemente, ya eres consciente que a la gente no suele gustarle el micromanaging, por lo que crees no hacerlo. Sin embargo, si eres un perfeccionista al que le gusta tener todo bajo control en todo momento, es importante ser muy consciente de ti mismo y estar atento a prácticas de microgestión inconscientes en las que quizás no habías reparado. Fíjate en si tratas de controlarlo absolutamente todo; pues aunque esto da la ilusión de mayor control sobre las operaciones, puede resultar en una pérdida de confianza y agotamiento por parte de tu equipo de ventas. Estas prácticas también bloquean la oportunidad de tus SDRs o miembros del equipo para desarrollarse y aprender.

Una buena idea es ser muy comunicativo y transparente acerca de lo que consideras importante, los resultados que deseas lograr como equipo y con qué frecuencia te gustaría ser actualizado de la situación. De esta manera, tu equipo estará al tanto de lo que está sucediendo, tendrá una visión clara de los objetivos a alcanzar y, al mismo tiempo, tendrá libertad para administrarse y hacerlo a su manera. Por el contrario, si se sienten microgestionados, pueden sentirse desconectados y no pondrán tanto esfuerzo personal.

Por otro lado, crear una competencia sana dentro del equipo también puede ser beneficioso para la cultura de tu equipo de ventas. Existe el mito de que la competencia crea una mala cultura. Eso no es así si se hace de la manera correcta.

Una competencia sana se enfoca en ofrecer incentivos al obtener buenos resultados, en lugar de penalizar los malos. El refuerzo positivo, como la implementación de la gamificación, hace que la motivación y la inspiración fluyan. Los comerciales no solo mejorarán la calidad de su trabajo al ofrecer soluciones más creativas, sino que generalmente también se profundizará el vínculo entre todos.

A los comerciales top les gusta la competencia; no para empequeñecer a los demás, sino porque entienden que la competencia es una manera de desarrollar todo su potencial y lograr el éxito personal y profesional, lo que también resulta en el éxito de la organización.

Otro aspecto a considerar en un equipo de ventas si buscas la mejor cultura, es verificar si absolutamente todos los miembros son colaborativos, están motivados y buscan un objetivo común. La ética laboral y la motivación son contagiosas.

La colaboración en equipo y la comunicación honesta son clave para aumentar el compromiso positivo, lo que permite una mejora continua en el rendimiento. Para lograr esto, debemos comenzar por incluir a todos en nuestras discusiones. Habla abiertamente sobre las buenas y malas noticias, y se creará un vínculo y colaboración mayor entre todos.

Por último, otras acciones que pueden ayudar a crear una cultura de confianza es tener en cuenta los planes de crecimiento profesional de cada uno de los miembros del equipo, o felicitarlos abiertamente cuando aportan buenos resultados, a la vez que se les confía con proyectos importantes para que se sientan realizados.

En definitiva, una buena cultura de ventas en tu empresa resultará en una mejora constante de resultados comerciales con el tiempo. Sin embargo, más importante aún, harás del lugar de trabajo un sitio donde crecer, disfrutar, desarrollarse y crear vínculos estrechos.

¿Quieres saber más sobre el rol de SDR? Lee más artículos.